Lanzamiento de 3 pts: cuando el problema no es la mecánica sino la cabeza. El caso de Ben Simmons.

Ben Simmons 2019-2020

El actual momento del juego en la NBA- se habla de un “básquet moderno”- en el que el número de lanzamientos por partido sobrepasa aquello que teníamos como conocido. Jugadores que hacen del triple un arte como es el caso de Stephen Curry (Golden State Warriors) o de equipos que hacen del lanzamiento la base de su táctica como es el caso de Houston Rockets.

En esta nueva variable del juego y al que la mayoría de los equipos adhiere en la NBA, el australiano de 24 años Ben Simmons se transforma en un caso especial. Simmons, que hoy pertenece a los Philadelphia 76 Sixers, no es cualquier jugador, ostenta el rookie del año 2018 y dos elecciones All-Star consecutivas 2019-2020 y las expectativas que se tienen de él no son pocas, se le compara a Lebron James y a Earvin “Magic” Johnson  dada su intensidad e inteligencia que muestra en cada juego.  

El caso especial de Simmons, es que no es un jugador lanzador desde los tres puntos y en la polifuncionalidad exigida para jugadores de pericia y alto rendimiento como es el caso de la NBA, no es una debilidad sino un problema.

Su head Coach, Bratt Brown recordó que “el base tiene de 19-0 desde la raya de tres en toda su carrera en la NBA, que incluye pretemporada y playoffs (…) Y solo tuvo 21 de 99 (21.2%) en todos sus tiros más allá de los 10 pies la temporada pasada” (1)

Las estadísticas no mienten, el lanzamiento de Simmons no se puede evaluar en cuanto a aciertos por partido, tendría que evaluarse por tiros ejecutados y los números dicen que es mínima la ejecución de tiros por temporada. Brown ha mencionado que el jugador es de mentalidad fuerte, que es importante para el equipo y que siempre le pide que intente un tiro de tres puntos al menos por partido.   

La petición de Brown pareciera ser sencilla, pero para el base no lo es. Su mecánica de lanzamiento no ha sido la mejor (debatible dado que no existe técnica perfecta sino adaptaciones óptimas), esto sumado a la fastamática toma de lanzamientos, provoca expresiones de burla en las redes sociales.

¿Qué dice Ben Simmons sobre su lanzamiento de tres puntos?

 “Algunas personas le ponen mucho énfasis”, dice Simmons. “Es un poco demasiado. Me hizo volver a comprobar y decir: “Déjame concentrarme en lo que soy bueno”. Hay cosas que hago en la cancha donde nadie puede detenerme, cuando estoy robando, ayudando, anotando en la pintura.“

Sé que va a venir”, dice Simmons. “Es cuestión de que me sienta cómodo haciéndolo. Algo de eso son las repeticiones. Puedo tomar un tiro de gancho desde el codo, porque lo he hecho muchas veces, estoy seguro de que entrará. Es una segunda naturaleza. Con 3s, nunca ha sido así. Tengo que hacer que sea un punto de énfasis. Podría ser uno de esos tipos disparando 30% en este momento. Pero preferiría ser uno de esos tipos que disparan un 40% “. (2)

Si analizamos el discurso de Simmons podríamos apreciar una negación de la dificultad al plantear que el problema lo tienen los otros porque se enfocan en él, escondiéndose (conducta propia del miedo, lo veremos más adelante) en las fortalezas de su juego (defensa y ofensiva en la pintura).

En la misma lógica anterior,  posiciona el problema como una variable no controlada, por lo tanto, no dependiente de él sino como una cosa que llegará y que notará por una sensación percibida, existiendo una creencia que perpetúa pensamientos negativos sobre aquellas variables del juego que no alcancen pericia o “punto de énfasis” como lo denominó. 

A finales del 2019 Simmons decía lo siguiente en una rueda de prensa:

“A lo largo del tiempo he conseguido sentirme más feliz jugando aprendiendo a adaptarme y sabiendo cuándo tengo que jugarme los tiros. Sobre los triples solo trato de no forzar las situaciones y no pensar demasiado en ello. Con el tiempo estoy mejorando. Ya dije que si tenía una oportunidad clara no me lo iba a pensar dos veces”. (3)

En su discurso presentaba una creencia clara e invariable (zona de confort) de lo que era su juego y de las percepciones sentidas que le provocaba,  también hablaba sobre pensamientos anclados en la ejecución del lanzamiento y de la inexistencia de un compromiso activo hacia el cambio dejando todo en manos del tiempo.

En esta secuencia podemos ver la inteligencia defensiva de Lebron James (23) de los Angeles Lakers, dándole espacio suficiente a Simmons (25) para ejecutar un lanzamiento cómodo, pero ante el desafío prefiere pasar la bola, su postura corporal no implica ataque, sus movimientos de pie no tienen finalidad. Dudas, desconfianza.

En la burbuja parece que rompe su propia burbuja.

En los últimos días se han jugado partidos de preparación para lo que será la nueva competencia por el anillo. Los Philadelphia 76ers jugaban contra Memphis Grizzlies. Lo relevante del partido es que Benn Simmons, ejecutó dos lanzamientos cómodos acertando uno de ellos desde la esquina, los dos intentos en un solo partido igualan lo que hizo en una temporada regular y superan lo realizado en toda una serie de play offs.

Ben Simmons lanzando de tres puntos.

El hecho provocó que las miradas se centraran en lo ocurrido con Simmons, la prensa deportiva develó que el atleta había recurrido a un especialista en salud mental deportiva, un Psicólogo Deportivo, incorporándolo a su preparación de alto rendimiento.

Simmons declaró que el cambio se había producido “solo jugando (…) “hemos estado practicando, trabajando para encontrar esa esquina. Estoy muy cómodo allí, y he estado disparando esos tiros, así que me alegro de que mis compañeros me encuentren” (4)

El head Coach de los 76ers ante lo sucedido en la “burbuja” dijo lo siguiente:

” siento que su espíritu, su mentalidad viniendo aquí, él de buena gana, encontrando espacio y encontrando triples, ha sido un cambio de pensamiento. Ha sido un cambio de actitud, una decisión filosófica, interna que ha tomado, porque yo acabo de ver a un jugador que es arrogante y solo está jugando y cuando el juego dice que debes disparar porque nadie está contigo, lo hace y no parpadea y sus compañeros de equipo lo adoran y también lo hace su entrenador en jefe”.(5)

¿Para qué un Psicólogo Deportivo?

Los motivos de Simmons para recurrir a un Psicólogo Deportivo se encuentran en la incapacidad psicológica que presenta al momento de ejecutar lanzamientos en un partido real.

 Tanto su Head Coach como compañeros de equipo hacen referencia a la importancia del australiano en la franquicia y la confianza que depositan en él,  la preparación de Simmons es disciplinada, en los entrenamientos y preparación pre competitiva incorpora lanzamientos de triple. Si no es mecánica de lanzamiento, si no son dificultades de relación con sus compañeros de equipo o falta de confianza del Head Coach, las respuestas a no ejecutar lanzamientos estaría a nivel psicológico.

Simmons es un jugador fuerte, atlético como si fuera un ala-pivot, de buen control del balón en velocidad, con un juego de pies amplio para trabajar en la zona de la pintura, con visión periférica y lectura de juego que permite ejecutar pases con precisión como un playmakers, es un agente importante en las transiciones defensivas, con desplazamientos agresivos que permiten resoluciones eficientes del 1×1, crear ayudas defensivas precisas.

La debilidad del juego de Simmons no estaría en su estado físico o en lo técnico.  A través de los discursos de Simmons podemos inferir que sus fortalezas en el juego proporcionan psicológicamente mecanismos de defensa ante sus propios pensamientos y las presiones del mundo externo (entrenador que le pide lanzar una vez por juego y las expectativas que se generan por el rendimiento que podría expresar con el tiempo), pero estas son la punta del iceberg de un circulo vicioso complejo, que un Psicólogo Deportivo puede guiar hacia su entendimiento, elaboración y optimización hacia el alto rendimiento.

 ¿Cómo facilitar un proceso de mejora de rendimiento desde la intervención psicodeportiva?  

Desde la experiencia con jugadores formativos en basket y lo que nos dice la teoría psicodeportiva es que se debe hacer un recorrido en la experiencia deportiva del atleta, en este caso de Ben Simmons, que nos permita rastrear apreciaciones, sentimientos, pensamientos, emociones, reflexiones que el jugador realice sobre ellas.

Si nos ajustamos a los lanzamientos de tres puntos como problema de rendimiento en la historia de Simmons, en el periodo universitario, jugó solo una temporada con Tigers de Luisiana, promediando 333% en porcentajes de triples  por lo que inferimos que lanzaba sin ser un lanzador neto.

El problema aparece en su etapa como profesional, en la que desde su ingreso, debuta oficialmente el 18 de octubre del 2017, hasta el 24 de noviembre de 2019, sólo anotó un triple. También se debe considerar su periodo de lesión por un año que impidió su debut. 

 Definir los momentos en los que Simmons percibió e interpretó sus experiencias de lanzamiento de forma negativa y las significó como tales, entregan el punto de partida para iniciar una intervención hacia el mejoramiento. Desde ellas podemos develar los pensamientos y emociones que se producen al ejecutar un lanzamiento, ya sea en entrenamiento o en juegos de competición, a su vez permiten conocer y comprender las bases de su sistema de creencias y las conductas del atleta.

La teoría nos indica que para que existan emociones (básicas y complejas), debemos otorgar significado a lo que acontece, los pensamientos que producimos se acompañan de emociones y viceversa determinando un tipo de conducta. Si existen pensamientos negativos existirán emociones negativas y viceversa, repercutiendo directamente en el rendimiento del jugador.

Algunas características de estos pensamientos negativos o “deformados” los indican Puertas y Font (2012)

  • Son automáticos, es por eso que el individuo frecuentemente no es consciente de ellos.
  • Son telegráficos, se elaboran con pocas palabras o con simples imágenes.
  • Son elaborados personalmente, nadie nos ha dicho cuales deben ser esos pensamientos, por lo cual los damos automáticamente por válidos y ciertos.
  • En general, tienden a dramatizar porque nos presentan la realidad sin matices; las cosas son blancas o negras, excelentes o fatales…
  • Son aprendidos a partir de los valores de nuestro entorno social.

Algunos tipos de pensamiento que podría generar Simmons previo, durante y después de los partidos son pensamiento de generalidad deformada (un partido malo, pocos aciertos de lanzamiento, malas gestión de decisión en la toma del lanzamiento  pueden significar de forma negativa un desempeño negando aspectos positivos), autoprofesía autocumplida (si lanzo fallaré, en el partido lanza y falla, no haciéndolo más), pensamientos de autoexigencia (“debo hacerlo porque soy el mejor rookie”, “si me comparan con James, debo anotar triples y mejorar las marcas”)

Estos pensamientos se acompañan de emociones básicas y complejas como pérdida de confianza, frustración, miedo con distintos objetos (al fallo, a no cumplir expectativas, a comentarios negativos del mundo externo, a experimentar sensaciones desagradables, etc) y distintas manifestaciones como esconderse (se esconde de manera figurativa en sus fortalezas de juego), existe descontrol del arousal y desmotivación ante la tarea.

Pensamientos y emociones repetitivas y que se mantengan en una constante en el tiempo van constituyendo sistemas de creencias y programación de conductas, una zona de confort tensionada permanentemente, que se mantiene en las negaciones sobre su problema con el lanzamiento de triple y por la seguridad y comodidad que le entrega su actual juego.

Por tanto, el rol de un Psicólogo Deportivo en la preparación competitiva de Simmons, no sólo se es relevante en la guía hacia la clarificación de las de-formaciones de pensamiento y las emociones y ejecutar técnicas que faciliten este proceso (autodiálogo, visualización, ejercicios de relajación, coaching) sino también, construir un acompañamiento al rompimiento de las zonas de conformismo invadidas por emociones complejas como el miedo y el sentimiento de fracaso ante la mínima falla, dudas, opiniones externas, iniciando un transito dirigido haci zonas de aprendizaje y crecimiento.

En las redes sociales hemos visto videos de Simmons centrándose netamente en el lanzamiento estático usando guantes sin dedos para trabajar la sensibilidad motriz con el objetivo de re-educar la mecánica de tiro y re-significar experiencias como positivas movilizando la conciencia: activa en la acción en situación.

 Han aparecido de Simmons lanzando en la preparación competitiva combinando movimientos de dribling (estimulación del pensamiento creativo como variable fundamental de un base) y lanzamiento de triple (finalización de movimiento).

Las palabras de Simmons son muy claras al respecto, hay un estado de comodidad y seguridad en ciertos lugares de la cancha para ejecutar el lanzamiento.

Seguramente han sido trabajados en psico- entrenamientos para mantener una zona de aprendizaje (en la que se produzcan desafíos por ejemplo: “tomar cierta cantidad de tiros”) tendiendo hacia el crecimiento, dependiendo de la evolución de Simmons (propósitos, posibilidad de fijar nuevas metas y objetivos, mejoramiento de la confianza y autopercepción).       

Las proyecciones de rendimiento que puede alcanzar Simmons son muy altas y el trabajo mutidisciplinario que utiliza para alcanzarlo seguramente en algún momento serán una constante de su juego. Las diferencias entre atletas, como lo diría Kobe Bryant, se encuentran en lo mental, dinamizando lo psicológico con un Psicólogo deportivo, el rendimiento de Simmons puede ir mucho más alto de lo esperado.

Sólo nos queda tomar asiento y ver su proceso.

Notas:

  1. https://www.nycsportsnews.net/nba/el-entrenador-de-los-76ers-quiere-que-ben-simmons-aproveche-las-oportunidades-de-lanzar-triples#gsc.tab=0
  2. https://sinrodeord.net/deporte/brett-brown-hablo-sobre-benching-ben-simmons-por-no-disparar/
  3. https://www.blogdebasket.com/2019/12/08/ben-simmons-lanzar-tres-no-trato-pensar-ello
  4. https://www.espn.cl/basquetbol/nota/_/id/7205249/brett-brown-ben-simmons-perspectiva-tiro-triple-76ers-sixers
  5. https://www.espn.cl/basquetbol/nota/_/id/7205249/brett-brown-ben-simmons-perspectiva-tiro-triple-76ers-sixers

Bibliografía.

  1. Puertas, G. & Font, J. (2012) Una mente en acción. Entrenamiento mental para la escalada y otros deportes. Madrid, Ediciones Desnivel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *